Publicada en

Artículo sobre Internet y los autores noveles

 Publicamos un interesante artículo de Juan Navidad, poeta sobre la ayuda de Internet para los autores noveles: 

Un paso adelante
Hace una década, un escritor novel que no hubiera publicado, que pretendiera editar uno de sus escritos, se encontraba con grandes lagunas de información sobre editoriales, concursos, publicaciones, agentes literarios, derechos de autor y otros elementos decisivos en el proceso que va desde la creación de una obra a la publicación y difusión de la misma. Es cierto que, en algunas grandes ciudades, existe un mayor acceso a muchas publicaciones periódicas especializadas en literatura y de creación literaria. Los certámenes literarios siempre se han difundido de manera muy irregular, dependiendo de la benevolencia de los empleados de centros de información juvenil de instituciones, universidades y centros de estudio.

Ahora la información la tenemos donde haya un ordenador conectado a la red. Aunque no todo el mundo tiene a su disposición las posibilidades de internet, podemos conectarnos en centros de estudio, bibliotecas (cada vez más) y, en un momento dado, por el precio de un trago, en muchos cibercafés uno puede descargarse concursos, direcciones de editoriales, puede enviar correos para colaborar en revistas y contactar con otros autores y autoras de todo el mundo.

En el caso de la mayoría de los artículos de cualquier materia es muy sencillo. Fue ese el procedimiento que seguí para publicar este que estás leyendo. Envías un correo a la revista virtual o en papel y les ofreces la posibilidad de que te publiquen un artículo. Elige un título sugerente, un tema de interés y procura tener un estilo personal y agradable.

Cuídate
En la red tus derechos de autor están en peligro si no los proteges adecuadamente. Debes registrar tus obras antes de enviarlas por correo electrónico a cualquier persona, de remitirlo a un grupo de noticias o a cualquier lugar donde puedan publicarlo de manera virtual.

En España los derechos de autor se protegen registrando tus obras en las sedes provinciales de las Consejerías de Educación. Por el mismo precio puedes registrar un poema que tus obras completas de 4.000 páginas. Aprovecha para llevar todo lo que tengas escrito de todos los géneros, pero, eso sí, te piden un índice detallado de cada texto, para que sea fácilmente indexable.

La red, ahora sin filtro
Ahora la red permite publicar tus textos en tu página personal o en la de tus amistades o personas que conozcas deambulando por los recovecos de internet. Eso sí, cuida tu estilo, sé autocrítico y no cuelgues “cualquier cosa”. Tus textos en la red son tu tarjeta de visita, que debe ser diseñada con inteligencia. Antes de remitirlos, es bueno que lean tus textos personas cercanas, sinceras y críticas (sin pasarse) que te permitan seleccionar bien lo que vas a enviar. Además, busca publicaciones y páginas personales donde se publiquen textos de calidad, donde sepan decir que no a un texto flojo. Así estarás en el buen camino, en la ruta del papel : )

La búsqueda de la editorial…

En el caso de la publicación de un libro y en papel, es más complicado. Pero, si partimos de la idea de que cada escritor tiene un editor (o varios) que publicarían sus textos en algún lugar del planeta, el que nuestros textos acaben en papel es sólo una cuestión de saber buscar y encontrar esa editorial. Internet es, sin duda un buen lugar para hallar información casi de cualquier tema. Como decía una amiga “no está todo”, pero, por otro lado, puedes informarte sobre casi todo.

Para encontrar una editorial puedes ir, como siempre, a una librería. Ojear uno o varios ejemplares y anotar los datos de la editorial que encaje en tu manera de escribir. En el caso de la red, puedes hacerlo en librerías virtuales, como las que aparecen abajo…

Las herramientas
Para buscar, utiliza los buscadores, para difundir tus textos y actividades las listas de correo y grupos de noticias, intercambia tus direcciones útiles e informaciones de interés con personas afines que encuentres en los chats y tertulias virtuales. Si todos difundimos los sitios de interés, es más fácil que todas esas informaciones lleguen a nuestro oídos…

Nuevos conceptos
Hay figuras poco conocidas en el mundo de la literatura en español que, gracias a internet, se están haciendo más populares. Los agentes literarios son de mayor tradición en países anglosajones. Normalmente no suelen representar autores jóvenes ya que, al no tener un buen dossier de obras ya publicadas, son difíciles de “vender” a las editoriales, pero, como todo, hay que ir rompiendo moldes y, los agentes literarios, con el tiempo también tendrán representados más jóvenes…

Otros conceptos nuevos que se dan en la red son, por ejemplo, la distribución del libro en su formato digital, es decir, se descarga el libro en vez de adquirirse en una librería en formato papel.

Precauciones
Como siempre, tenemos tantas ganas de publicar que, en la red existen multitud de editoriales que captan nuestra atención para publicarnos cobrándonos unas cantidades injustificables. Aunque lleve su tiempo, un escritor/a de calidad, con el tiempo consigue publicar en papel y adquirir cierto éxito. El obstáculo no es en sí el hecho mismo de publicar, sino el de adquirir la destreza creativa que pueda ser de interés para el público lector.

Las editoriales que cobran al escritor, por un lado, tan sólo son intermediarios entre una imprenta y unos clientes. Si una persona desea publicarse una obra, puede contactar con varias imprentas y encargar la publicación a aquella que ofrezca la mejor relación calidad/precio sin necesidad de intermediarios. La ventaja que aducen estas editoriales, la de la distribución, suele ser casi siempre un engaño, ya que envían una cantidad mínima de ejemplares al autor y “el resto” de los ejemplares, casi siempre, no existen y no pueden por tanto, ser distribuidos.

Y si necesitas información…
Pide ayuda a las personas que en la red tengan intereses afines. El intercambio es fundamental, como decíamos antes. No tengas reparos en escribir a quienes puedan aportarte alguna información, (editores, agentes, escritores noveles y famosos…) pero respeta el principio básico de la red: escribe sin dudarlo a quien desee hablar contigo pero, si no recibes respuesta, no insistas para no crear malas vibraciones ni malentendidos que se vuelvan contra ti en otra situación.

Trabaja en equipo
Puedes montarte tu grupo virtual de creación con la gente que vayas conociendo. Tiene la ventaja de que no tendrá fronteras y podrá crecer casi sin límite. Entre quienes deben participar desde un principio debe haber como mínimo: alguien que coordine bien, quien sepa de diseño de internet y, por último, amigos que aporten contenidos de todo tipo (literarios y artísticos) para que vuestro grupo sea un éxito.

Deja un comentario