Publicado el Deja un comentario

El plagio de un libro

Si alguien copia una obra ajena y la hace pasar como propia puede incurrir en plagio. Ocurre cuando un  autor utiliza ideas, frases, que ya han sido creadas por un tercero y finge que son suyas, de su autoría, que son fruto de su inspiración y creación, sin ninguna referencia a su autor original.
 
Por eso, es muy desagradable para un autor descubrir que un tercero le ha copiado o “fusilado” parte o toda la obra, que la ha hecho pasar como si fuera este último su creador.  La víctima del plagio tiene todo el derecho a denunciar al plagiador porque el plagio es una forma de robar que vulnera sus derechos de autor.  
 
Independientemente de que la obra sea gratis o no.  O que se acceda por un libro, por internet o por otro medio o soporte,  se han de respetar los derechos de autor. La obra está protegida desde el momento que la escribe o publica el autor. 
 
Por una parte, una cosa es inspirarse en el contenido de una obra, transformarla y reinventarla. Otra muy diferente es copiarla y firmarla como tuya. 
 
Mucho más grave es que el plagio no sea solo con fines académicos sino de una obra en la que se obtengan beneficios de su explotación.
 
Casos de plagios literarios
En la literatura ha habido plagios literarios muy conocidos.  Uno de ellos es el de la escritora Ana Rosa Quintana que publicó Sabor a hiel, vendiendo 100.000 ejemplares. La acusación de plagio se basaba en haber copiado párrafos y páginas enteras de tres libros.  Por otra lado, también se ha visto salpicados por casos de plagio escritores como Camilo José Cela, Jorge Bucay donde acabaron decidiendo los tribunales.


Pruebas de la autoría
Corresponde al autor tener todas las pruebas de que ese contenido es suyo. Unas de ellas es que haya inscrito su obra en el Registro de la  Propiedad Intelectual donde conservan un ejemplar de la obra que se puede comparar con la del presunto plagiador.

Si se detecta un plagio, es recomendable ir por la vía amistosa con el plagiador. Pedirle explicaciones, solicitarle que retire su obra y  nos indemnice si ha habido perjuicio. En caso contrario, se puede reclamar por la vía judicial civil o penal. 

Cómo evitar el plagio
Es necesario tomar siempre los datos de la fuente donde se obtiene la información,  apuntar la frase o párrafo directamente del original, y luego acreditar la autoridad y fuente mediante una cita o referencia bibliográfica para evitar ser acusado de plagiador. 
 

En conclusión, es muy positivo inspirarse con las obras de los demás, aprender de ellas, tomarlas como modelo, pero si decides escribir tu libro tienes que ser creativo y no un simple copista.

Espero que te haya sido de interés este artículo. Si quieres imprimir un libro gratis o tienes alguna consulta puedes dirigirte a los amigos de Printcolorweb.