Publicada en

Experiencias en un taller de escritura (4): la novela policíaca

cluedo.jpgdiez.jpg  

Uno de los géneros novelescos por excelencia son las novelas policíacas.  En este clase de novelas siempre hay la resolución de un enigma, aunque no necesariamente tienen que haber policías. Un ejemplo de novela policíaca sin policías sería El nombre de la rosa de Umberto Eco.

Grandes escritores de novelas policíacas son el escritor escocés Arthur Conan Doyle que dio vida a la figura del detective Sherlock Holmes o la prolífica escritora inglesa Agatha Christie. Las típicas novelas policíacas son de detectives, asesinatos, etc.

En la novela policíaca hay un conflicto que ha de resolverse. Durante el desarrollo de la novela pueden haber saltos para atrás en el tiempo para buscar las causas o el sospechoso, por ejemplo en caso de la búsqueda de un asesino.

Se utilizan objetos dramáticos como pistolas, el hallazgo de un objeto relevante, etc que dan saltos cualitativos al desarrollo de la novela y aceleran el desenlace final donde tienen que darse respuesta a todas la preguntas. En una novela policíaca importa la acción y no se profundiza la descripción de los personajes ni se utilizan resortes dramáticos.

No ha de confudirse la novela policíaca de la novela negra, que es una variante donde lo más importante es reflejar el submundo criminal, la psicología de los personajes, el dramatismo.

¿Es el mayordomo el asesino? Algunos aprendimos a ser detectives jugando al Cluedo.

Carles Valls, publicar un libro.com 

 

 

Deja un comentario