Publicada en

Entrevista al autor Manuel Dorado y su novela El Efecto Midas

Manuel Dorado es ingeniero aeronáutico y  el autor del libro El  Efecto Midas que es su primera novela. Un trepidante thriller de ciencia-ficción, con tintes políticos y religiosos y un ligero toque de erotismo, una obra que tiene madera de bestseller. Su libro ha cosechado grandes elogios  de los lectores de Amazon. Si el título de la novela, el efecto Midas, nos alude a los poderes mágicos del rey Midas que gobernó en el siglo VIII a.C en Frigia  y que, según el mito, convertía en oro todo lo que tocaba, el autor ha conseguido con esta novela, al igual que el rey Midas, cumplir su deseo de publicar una novela de gran calidad, todo gracias a su talento y también siguiendo todos los pasos como autoeditor. Comentamos en esta entrevista con Manuel Dorado cómo ha sido su periplo hasta convertirse en autoeditor de éxito.

Es tu primera novela y es magnífica. ¿Cómo aprendiste la técnica para escribir la novela?
Lo primero que hice fue plantearme el aprendizaje de las técnicas literarias como una formación académica. Busqué profesores con reputación y seriedad: en la Escuela de Escritores me enseñaron las técnicas y me invitaron a escribir todo aquello que, por técnica, género o temática, jamás me hubiese planteado escribir o incluso leer. Leí mucho y a muchos y diversos autores. Leí libros sobre técnica literaria, novelas que en nada tienen que ver con mi estilo, otras que sí, relatos, grandes clásicos, vanguardias, poesía. Todo aporta y moldea al escritor. Intentar dominar las técnicas y definir y trabajar la técnica adecuada para cada historia es fundamental en mi obra.

¿Qué consejos darías a los que quieran escribir una novela?
Sin duda alguna, que busquen una escuela, taller, profesor, tertulia o lugar donde le enseñen. La escritura creativa es un oficio muy serio (por ejemplo, en Estados Unidos es carrera universitaria) y requiere formación y práctica. Y que lea mucho y a muchos y diversos autores. Después viene la ejecución literaria. Eso es trabajo duro. Muy duro. Y no hay musa que se lo salte ni te redima de hacerlo. Sin oficio (conocimiento del oficio de escritor), trabajo duro y técnica, no hay ideas felices ni musas que valgan.

¿Cómo te inspiraste en el diseño de la portada?
Había diseñado portadas antes y tengo conocimientos de diseño gráfico y composición de cubiertas. La idea vino del leitmotiv de la novela: “un hombre con la capacidad de llevar a la realidad todos sus deseos es un dios y además está condenado a su poder”. Pensar en Midas y Dios me trajo a la cabeza el fresco de La creación de Adán de Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina, que, lo sé, es una imagen tan poderosa como manida. El reto para mí era hacerla diferente y hacerla mía. Dios tocando a Adán; Midas tocando a su hija y convirtiéndola en oro; un efecto midas es un dios; Dios, en lugar de darle la vida, convierte en oro a su hijo, Adán. Esa era la idea. Si conseguía hacer un Adán de oro, podía tener portada. El diseño gráfico por ordenador hizo lo demás.

Como autoeditor, ¿te han ayudado otros profesionales?
Sí, muchos. Suelo contar que yo empecé absolutamente solo esta aventura, pero a estas alturas del camino son muchos los que se han ofrecido a ayudarme. Muchos. Printcolor ha sido fundamental para la producción y el inicio de la distribución. Después, además de contratar a una correctora profesional, Alejandro Amelivia, escritor y corrector, me ayudó con una última vuelta de corrección; Conchy Soler hizo mi primera reseña en la revista Vuela de mi empresa (Enaire); Gonzalo Martín, de PerfectPixel, diseñó los carteles y banners y me publicitó en pantallas verticales. Para la presentación en Madrid, Nacho Morán, Santiago Rubio, Silvia Arriscado y Alejandro Mochón, del grupo teatral Los 3 ó 4 Fantásticos, actuaron en el microcabaret literario y Nino León nos prestó la sala de exposiciones de ElectricBricks (el espacio de juguetes de construcción más grande de España). Librup organizó, junto con Printcolor, la presentación en Barcelona, en la que me acompañaron el escritor Miquel Barceló y el periodista Sergio Fidalgo. Lo último ha sido la música inspirada en El Efecto Midas, que me acompañará en próximas presentaciones: José Luis García Villard, con su Improvisación al piano, la canción Efecto Midas de Javier Márquez y la composición instrumental Inflexor cuántico de Juli Pavón. Me ayudan muchos, sí.

Tu libro es un éxito de ventas. ¿Cómo valoras la distribución por Amazon?
La distribución por Amazon es ideal para el autor independiente. Por supuesto, no es fácil para alguien desconocedor del mundo de la distribución. Aquí quiero hacer notar que yo deseaba ser escritor, no editor ni distribuidor ni publicista; aunque ahora ya me considero parte de estos gremios y estoy encantado. Tengo un monólogo cómico en el que relato el día en que intenté colarme con dos cajas de libros en Amazon. Cabezonería mía. La gente se ríe cuando lo cuento, pero realmente me sentí como un Mr. Bean. No obstante, y a pesar de las peripecias, todas las incidencias con Amazon se terminan resolviendo y responden con mucha rapidez. Los libros salen bien y de forma fluida. Y llegan a los lectores, que era y es mi objetivo.

¿Qué servicios contrataste en Printcolor?
Yo quería un buen producto: un librazo en contenido (eso era cosa mía, como escritor) y en continente (eso era labor de la imprenta). Y tener un buen libro impreso y además distribuirlo bien por Internet, a la vez, no tiene una solución fácil. No sé cómo lo hubiese abordado sin Printcolor. Con Printcolor contraté la imprenta, la gestión editorial, la venta en Amazon y la distribución a la librería LibrUp. En los servicios venían incluidos: las pruebas, los marcapáginas, el póster del roll-up… Son elementos que me han venido muy bien en las presentaciones.

Una vez publicada tu novela, ¿qué es lo que más te satisface como autor?
Sin duda, la reacción de los lectores. El libro ha salido de mi círculo de conocidos, hace tiempo que vendí todos los ejemplares que cubren el círculo de conocidos de cualquiera, y la venta sigue y siguen llegando comentarios de lectores, blogueros y críticos a los que ya no conozco y que me cuentan cosas como que se han quedado sin dormir porque necesitaban acabar la novela. Ese era mi objetivo y creo que está conseguido. Solo falta que lleguen las editoriales. Ya está demostrado el interés y la satisfacción por el público. Y si los lectores se interesan, las editoriales se interesarán también. Yo ya he hecho mi trabajo de escribir y empujar este libro al mundo. Ahora, que hable la novela.

Y ya para acabar la entrevista,  animar a otros autores que sigan los pasos del escritor Manuel Dorado y editen e impriman su libro.

 

Portada de la novela El Efecto Midas.

Carles Valls, Publicar un libro

imprimir libros, imprimir libro gratis, imprenta de libros, impresión de libros, imprimir un libro