Publicado el Deja un comentario

Hablamos con el autor Alberto Rodilla

Entrevistamos a Alberto Rodilla, autor del libro 69 zascas y un zasca de amor desesperado, imprimido por Printcolorweb, que nos cuenta su  método zascas y su experiencia como autoeditor. 

Profesionalmente, Alberto Rodilla es un creativo de marketing y publicidad y asesora empresas.

También Rodilla ha publicado la novela Mi querido joven Bécquer.

Si estáis interesado en conocer su obra  y comprar su libros podéis visitar su pagina web clicando aquí
 
 
Publicado el Deja un comentario

El escritor profesional o aficionado

Mucha gente escribe y algunos llegan a publicar su libro, pero no es fácil determinar la diferencia entre un escritor profesional o un escritor aficionado. Especialmente, cuando ambos dedican mucho tiempo a escribir y a publicar obras literarias, sea por  simple placer o como trabajo.

Tal vez podríamos decir que el escritor profesional es aquel que se gana la vida escribiendo, que forma parte de su trabajo habitual. Y, en cambio,  el escritor aficionado no es así, aunque pueda también percibir ingresos de sus obras.

Tampoco queda claro que un escritor profesional se pueda ganar la vida dignamente con sus obras.  Y,  por tanto que al final tenga que compaginarlo con otras ocupaciones de profesor, corrector, periodista, etc. Vivir solamente de tus libros está al alcance de pocos escritores.

Vida del escritor profesional
No existe  un título o estudio que acredite la condición de escritor, que es aquel que  produce obras literarias como novelas, cuentos, ensayos, teatro, etc. 

El escritor profesional tendrá que organizarse para producir obras literarias y  cumplir algunas condiciones:

  • Es importante para se  reconocido como escritor profesional la actitud profesional  del autor de considerarse “yo soy escritor y  me dedico a escribir” como su actividad profesional principal.
  • También el hábito es una de las cualidades del escritor profesional, que escribe todos los días, al igual que uno ficha cada día y hacer la jornada de trabajo.
  • Tener una plataforma y redes sociales como una página web, un blog, un canal Youtube, Instagram, etc. donde promocionar  y vender su obra y ponerse en contacto con sus  lectores.
  • Dedicar tiempo no solo en escribir, sino en promociones, presentaciones,  asistencia a ferias, conferencias y otras actividades de marketing forman parte del escritor profesional, muchas de ellas marcadas por la propia editorial.
  • No trabajar gratis,  ya  que se gana la vida escribiendo. No es un simple pasatiempos o afición. Ha de poner precio a su trabajo de escribir.
Así, la costumbre de escribir es la clave para poder dedicarse profesionalmente como escritor.  Por ejemplo, el escritor japonés Haruki Murakami  mantiene una rutina estricta que combina escritura con running para poder producir su reconocida obra. 
  
Ser escritor como trabajador
Desde un punto de vistal legal,  el escritor profesional sería  aquel que se dedica a escribir como actividad habitual.  Tiene que estar de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) en el epígrafe que corresponda. También figurar en el régimen de trabajadores autónomos (RETA).  Y tributar por el IRPF por los ingresos que perciba de los libros publicados.


Espero que te haya sido de utilidad el artículo y recuerda que si quieres imprimir tu primer libro gratis  lo consultes  a los amigos de Printcolorweb.

Publicado el Deja un comentario

El plagio de un libro

Si alguien copia una obra ajena y la hace pasar como propia puede incurrir en plagio. Ocurre cuando un  autor utiliza ideas, frases, que ya han sido creadas por un tercero y finge que son suyas, de su autoría, que son fruto de su inspiración y creación, sin ninguna referencia a su autor original.
 
Por eso, es muy desagradable para un autor descubrir que un tercero le ha copiado o “fusilado” parte o toda la obra, que la ha hecho pasar como si fuera este último su creador.  La víctima del plagio tiene todo el derecho a denunciar al plagiador porque el plagio es una forma de robar que vulnera sus derechos de autor.  
 
Independientemente de que la obra sea gratis o no.  O que se acceda por un libro, por internet o por otro medio o soporte,  se han de respetar los derechos de autor. La obra está protegida desde el momento que la escribe o publica el autor. 
 
Por una parte, una cosa es inspirarse en el contenido de una obra, transformarla y reinventarla. Otra muy diferente es copiarla y firmarla como tuya. 
 
Mucho más grave es que el plagio no sea solo con fines académicos sino de una obra en la que se obtengan beneficios de su explotación.
 
Casos de plagios literarios
En la literatura ha habido plagios literarios muy conocidos.  Uno de ellos es el de la escritora Ana Rosa Quintana que publicó Sabor a hiel, vendiendo 100.000 ejemplares. La acusación de plagio se basaba en haber copiado párrafos y páginas enteras de tres libros.  Por otra lado, también se ha visto salpicados por casos de plagio escritores como Camilo José Cela, Jorge Bucay donde acabaron decidiendo los tribunales.


Pruebas de la autoría
Corresponde al autor tener todas las pruebas de que ese contenido es suyo. Unas de ellas es que haya inscrito su obra en el Registro de la  Propiedad Intelectual donde conservan un ejemplar de la obra que se puede comparar con la del presunto plagiador.

Si se detecta un plagio, es recomendable ir por la vía amistosa con el plagiador. Pedirle explicaciones, solicitarle que retire su obra y  nos indemnice si ha habido perjuicio. En caso contrario, se puede reclamar por la vía judicial civil o penal. 

Cómo evitar el plagio
Es necesario tomar siempre los datos de la fuente donde se obtiene la información,  apuntar la frase o párrafo directamente del original, y luego acreditar la autoridad y fuente mediante una cita o referencia bibliográfica para evitar ser acusado de plagiador. 
 

En conclusión, es muy positivo inspirarse con las obras de los demás, aprender de ellas, tomarlas como modelo, pero si decides escribir tu libro tienes que ser creativo y no un simple copista.

Espero que te haya sido de interés este artículo. Si quieres imprimir un libro gratis o tienes alguna consulta puedes dirigirte a los amigos de Printcolorweb.

Publicado el Deja un comentario

El contenido mínimo del contrato de edición

Las relaciones entre el autor y el editor se regulan con un contrato. Con el contrato de edición el autor cede al editor, mediante compensación económica, el derecho de reproducir su obra y el de distribuirla. El editor se obliga a realizar estas operaciones por su cuenta y riesgo en las condiciones pactadas y con sujeción a la Ley de Propiedad Intelectual.

¿Cuál es es contenido de un contrato edición?
El contrato de edición debe formalizarse por escrito y expresar en su caso:

  1. Si la cesión del autor al editor tiene carácter exclusivo.
  2. Su ámbito territorial.
  3. El número máximo y mínimo de ejemplares que alcanzará la edición o cada una de las ediciones.
  4. La forma de distribución de los ejemplares y los que se reserven al autor, a la crítica y a la promoción de la obra.
  5. La remuneración del autor.
  6. El plazo de puesta en circulación de los ejemplares de la única o primera edición, que no podrá exceder de dos años a partir de la entrega del manuscrito al editor.
  7. El plazo en que el autor deberá entregar el original de su obra al editor.

La edición en forma de libro
En caso de que la edición se haga en forma de libro,  a las condiciones del contrato anterior se habrán de añadir otros requisitos:

a)  La lengua o lenguas en que ha de publicarse la obra.
b) El anticipo a conceder, en su caso, por el editor al autor a cuenta de sus derechos.
c) La modalidad o modalidades de edición y, en su caso, la colección de la que formarán parte.
 

¿Cuáles son las obligaciones del editor?
Las obligaciones del editor son:

  1.  Reproducir la obra en la forma convenida, sin introducir ninguna modificación que el autor no haya consentido.
  2. Someter las pruebas de la tirada al autor.
  3. Asegurar a la obra una explotación continua y una difusión comercial.
  4. Satisfacer al autor la remuneración estipulada, y cuando ésta sea proporcional, al menos una vez al año.
  5. Restituir al autor el original de la obra, objeto de la edición, una vez finalizadas las operaciones de impresión y tirada de la misma.
¿Cuáles son las obligaciones del autor?
 Las obligaciones del autor son:
 
  1.  Entregar al editor en debida forma para su reproducción y dentro del plazo convenido la obra objeto de la edición.
  2. Responder ante el editor de la autoría y originalidad de la obra y del ejercicio pacífico de los derechos que le hubiese cedido.
  3. Corregir las pruebas de la tirada.

¿Cómo se extingue el contrato de edición?
Las causas de extinción son las siguientes:

  1. Por la terminación del plazo pactado.
  2.  Por la venta de la totalidad de los ejemplares, si ésta hubiera sido el destino de la edición.
  3.  Por el transcurso de 10 años si la cesión se hubiese realizado a un tanto alzado.
  4. En todo caso, a los 15 años de haber puesto el autor al editor en condiciones de realizar la obra.
¿Y las obras futuras?
 Son objeto del contrato de edición las obras existentes, las obras futuras no pueden constituir objeto del contrato de edición regulada por la Ley de Propiedad Intelectual.
 
Espero que te haya sido útil esta información sobre el contrato de edición y si quieres imprimir un libro gratis o tienes una consulta sobre este tema ponte en contacto con los amigos de Printcolorweb.
 
Publicado el Deja un comentario

Lo que gana el autor del precio de venta del libro

La  fama y los elogios de los lectores se los llevará siempre el autor del libro. Sin embargo, las ganancias por las ventas de los  ejemplares los tendrá que compartir con el editor, la distribuidora y los puntos de venta.  A cada uno de ellos le corresponderá una parte del pastel del beneficio del libro, un porcentaje sobre el precio de venta del libro.  Para el autor puede ser un porcentaje ínfimo, teniendo en cuenta que es el creador de la obra. Eso sí, si vende millones de ejemplares se puede hacer rico, pero uno no escribe para hacerse rico, o tal vez sí.
 

El PVP del libro

Cada libro tiene marcado su precio de venta al público (PVP), incluso a veces ya está estampado en la propia cubierta. Legalmente ha de ser un precio fijo, de acuerdo con la Ley del Libro.  O sea, que vayas a la librería que vayas, los libros te costarán lo mismo. Será el editor quién determinará el precio, que ya constará en su ISBN.

Del importe del  precio de venta de libro y los porcentajes pactados saldrán las ganancias. Por eso, es importante de antemano fijar un precio fijo del libro impreso que permita ganar a todos los operadores y sea razonable para el lector, que siempre puede decantarse por el libro electrónico si es más barato.
 
El autor el 10%
 

Al autor le corresponde generalmente el 10% del PVP del libro,  aunque en España puede llegar algunos casos al 12% o bajar hasta el  8%.

Por ejemplo, si el autor consigue vender 1.000 ejemplares, una cifra que no está nada mal, entonces se llevaría 1.000€, una cantidad que difícilmente cubre todas las horas de trabajo dedicadas a escribirlo, aunque lo compensa personalmente  la gran satisfacción de publicar su obra.

Por otra parte si uno se plantea  vivir como escritor profesional, al menos ha de vender 10.000 ejemplares, que sería lo que ganaría cobrando el salario mínimo anual. Con el porcentaje del 10% hay que ser muy buen escritor y vender muchos libros si quieres ganar bastante dinero y no solo un complemento a tu sueldo.

Sin embargo,  los escritores más ricos del mundo ganan muchísimo.  J.K. Rowling, la autora de la saga de Harry Potter, tiene unas ganancias de 650  millones de dólares. Todo ello a causa de  los millones de libros vendidos, las adaptaciones cinematográficas y  el merchandising.  Eso sí, solo de libros vendidos son 400 millones de copias traducidas a 65 idiomas. ¡Una barbaridad!

También comentar que los porcentajes pueden variar según el formato del libro. Así, en el libro impreso el porcentaje se sitúa en el 10%, en el libro digital sería de un 25%, y en una edición de bolsillo entre  el 5% y 8%.

Por otra parte,  si el autor cuenta con un agente literario este se llevará  el 1%  del  porcentaje del 10% del autor. O sea, que el autor recibirá el 9%. Los escritores profesionales cuentan con esa figura para negociar los contratos de edición con las grandes editoriales.

El editor del 25 al 35%

La editorial es la que corre con los gastos de corrección, diseño, impresión y promoción del libro. Recibe un porcentaje que puede oscilar entre el 25 al 35% del PVP.  En España rondan las 3.500 editoriales, según los informes de DILVE (Distribuidor de Información del Libro en Venta).

El editor  tiene que pagar a  su plantilla  y sacar beneficio. Por ese motivo, muchas editoriales aseguran el tiro con escritores ya conocidos y arriesgan poco con autores noveles, al tener poco margen para asumir riesgos.

La distribuidora del 30 al 35%

 La distribuidora de libros realiza servicios comerciales y sirve de enlace entre editores y libreros para situar y reponer libros en su punto de venta y facilitar su difusión. Del 30 al  35%  del PVP sería el porcentaje de la distribuidora.

La distribuidora ha de asumir los gastos de almacenaje y transporte, del equipo comercial, del transporte de vuelta en las devoluciones. Es la que asume los costes y cobra por las ventas dependiendo del  precio del libro y tiene que devolver los ejemplares no vendidos a  la editorial

Habitualmente las distribuidoras solo trabajan con editoriales. Visita la web de la Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones (FANDE) si buscas alguna.

El punto de venta del 30 al 35%

Se lleva del 30 al 35% de PVP de cada libro vendido.  El punto de venta físico, la librería, tiene que pagar el espacio donde expone y vende, empleados.   Algunas han tenido que cerrar por los costes de los alquileres y caída de ventas. En España hay casi más de tres mil librerías donde acudir.

Otras cadenas de librerías han apostado por portales de internet donde vender sus libros  como Casa del Libro, donde el autor cede una comisión a la librería y hay que sumar los gastos de envío.  Es lo más recomendable para el autor para llegar al máximo de lectores.

Por otra parte, si es una gran superficie o una gran cadena de libros te puede llegar a  solicitar el  45%, porcentaje muy alto, pero ¿a qué autor no le gusta tener su obra en una conocida cadena de librerías?

En conclusión, para hacerse una idea sobre los canales de comercialización, un 35% de lo facturado son librerías,  un 17% cadenas de librerías y un 8% hipermercados, según datos del sector del libro.  Como ves, las librerías independientes siguen siendo las principales.

Los beneficios del libro

Al final, el resultado de lo que ganes dependerá del número de ejemplares que se vendan para que salgan a todos las cuentas y no pierdan dinero todos los que intervienen, ya que no solo el autor vive de su libro. 

Sin embargo  cada vez se apuesta más por la autoedición.  Entonces, te ahorras el porcentaje del editor. Si además no tienes distribuidora, ni punto de venta físico ya no cedes otro porcentaje, pero Amazon y  los portales de librerías también te pueden pedir una comisión.

Lo que queda claro es que el autor como creador de la obra tiene que recibir unos ingresos dignos de su libro.

Espero que te haya sido útil este artículo y si quieres publicar o imprimir un libro o tienes una consulta sobre este tema contacta con los amigos de Printcolor 

Publicado el Deja un comentario

Consejos a escritores de Ramón Rocha Monroy

El escritor argentino Ramón Rocha Monroy publica en su blog unos consejos a los escritores maduros que son los siguientes: 

1. Abran sus ojos a las nuevas generaciones de escritores. Transmítanles su experiencia y capten las pulsiones, los intereses, las ondas de ellos.
2. Eviten seleccionar diez novelas en base a una encuesta de hace 30 años. ¿Acaso no volvió a ocurrir nada notable en ese lapso?
3. Eviten el favor y el odio políticos. Aléjense del poder.
4. Gánense sin proponérselo, por pura autenticidad, el reconocimiento de la sociedad, no del poder.
5. Alégrense de tener lectores y no reconocimientos oficiales. Sobre todo, no los busquen.
6. Eviten el ojo inclemente de las cámaras, que no perdonan una cana, una arruga, una calvicie, una cara de iguana.
7. Refúgiense en el misterio de lo que escriben. Dejen que la gente juegue a imaginar cómo realmente son.
8. Dense cada día una ducha de humildad, un masaje de sencillez, un cepillado de humor, un brindis de buen vino y amor.
9. Huyan de las responsabilidades administrativas y de las tertulias ociosas. Dedíquenle más tiempo a la soledad y al oficio.
10. Ahórrense moralejas y moralinas. Ustedes también eran unos picarones cuando jóvenes.
11. ¡No acaparen! Den campo y páginas a los nuevos escritores.
12. Aprendan a imaginar una muerte digna.